IMPULSOS ONLINE_Lahistoria de KFK

Y tú, ¿sabes sobre qué terreno pisas?  

Marino mercante, vendedor de seguros, bombero de ferrocarriles… a sus 30 años, Harland David Sanders había hecho de todo para ganarse la vida. 

Incluso, se alistó al ejército de Estados Unidos y cumplió con servicio militar en Cuba. 

Luego de tantos trabajos, buscó independizarse de una vez por todas. Así, en 1929, adquirió un pequeño restaurante improvisado dentro de una estación de servicio en Cobin, Kentucky. 

Allí preparaba jamón campestre, filetes y, su plato especial, pollo. Era, además de emprendedor, un aprendiz de cocinero, al que el arte culinario le fluía de manera natural. 

El pollo frito, en concreto, era su preparación especial. Si bien nunca contó su secreto gastronómico del todo, si dejó pistas: llevaba 11 hierbas especias que le daban un sabor único. 

Su popularidad como cocinero creció de forma acelerada, a tal punto que el estado de Kentucky le concedió la distinción honorífica de “Coronel Kentucky”, en 1935. 

Apenas 1 año después construyó su primer gran restaurante, con capacidad para atender casi 150 comensales. 

Sanders ya era el rey del pollo frito en Kentucky, ¿pero podría expandirse a nivel nacional e, incluso, internacional?  

El primer gran punto de inflexión de Sanders y su pollo frito  

El “Coronel” pasó toda la década de los 40 intentando expandir su negocio, pero la realidad es que ninguno de los proyectos parecía factible. 

En primer lugar, abrir nuevas sucursales lo obligaría a aumentar costos de manera acelerada. Por otro lado, la 2da Guerra Mundial había paralizado el turismo y afectado las ventas. 

Esto lo llevó a hacer un análisis profundo de sus operaciones. Y los resultados no fueron los que seguramente deseaba: el restaurante funcionaba bajo un margen de ganancias mínimo y, si bien todos amaban su pollo, no estaba realmente listo para crecer.  

Así, Sanders entendió que no podría crecer solo y que, además, tendría que compartir con otros sus recetas y metodologías de preparación, que con tanto recelo guardaba.  

Reinvención y nuevo plan de acción 

Sander ya sabía sobre qué terreno pisaba. Necesitaba ayuda, trabajar en equipo. Tenía que abrir las puertas de su cocina y su icónica receta.  

Y esto lo llevó a plantearse un nuevo modelo de negocio, que varias compañías de Estados Unidos ya estaban ensayando en la época: las franquicias. 

Y esto dio paso, en 1952, a Kentucky Fried Chicken o, simplemente, KFC.  

Sí, Sanders es el protagonista del particular logo de la empresa, ese curioso hombre mayor vestido de cocinero. 

Y es que al momento de la fundación de KFC, tenía 62 años de edad y toda una vida de ensayos y errores como hombre de negocios. 

Ese mismo año, el “Coronel” vendió su primera sucursal en Salt Lake City, Utah, y de esa manera inició oficialmente una de las primeras franquicias de comida rápida en el mundo, incluso antes de la llegada de grandes actores del mercado como McDonald’s. 

Este cambio de modelo, basado en un análisis interno objetivo, que consideró limitaciones y puntos débiles, llevó a Sanders y KFC a la internacionalización y, por supuesto, ingresos millonarios. 

Hoy, KFC presume de más de 20 mil restaurantes distribuidos en 150 países y está en el top 5 de franquicias más grandes del mundo. 

¡Ya sabes! Una evaluación rigurosa de la situación actual, que se traduzca en respuestas coherentes, objetivas y con enfoque estratégico, puede sentar un antes y después positivo en la vida de tu empresa. 

En Impulso, nuestro deseo es formar empresarios y empresarias capaces de identificar y asumir la realidad de sus empresas con visión táctica, que puedan enderezar el rumbo de sus proyectos e impulsarlos hacia el verdadero crecimiento escalable.  

La próxima semana te traemos otra historia como esta, que inspire tu camino empresarial y que te muestre el camino a seguir para diferenciarte y dejar a un lado la etiqueta de “emprendedor” para pasar a ser una persona de negocios e influencia.  

MASTER CLASS ONLINE GRATUITA

DESCUBRE LOS 3 FUNDAMENTOS DE
UN EMPRESARIO DE ÉXITO

NO TE DETENGAS ahora

MÁS CONTENIDO DE IMPULSO

¿Solución real o solución pasajera?

Son tus decisiones, no tus condiciones, la que determinan tu destino Tony Robbins  Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk hoy son millonarios, jóvenes y exitosos. Y, más allá, son

¿Imposible? El legado inspirador de Reeve

“La palabra ‘imposible’ no debería formar parte del vocabulario de la comunidad científica”. Christopher Reeve Tarde primaveral en Culpeper. En la pequeña localidad de Virginia,

Acceso a master class online

Introduce tus datos para ver la master class ahora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad