¡Que no te engañen los números!

«Los números perfectos, como los hombres perfectos, son muy raros»

Rene Descartes

«Ser el servicio global de Internet más esencial para consumidores y negocios».

Así de ambiciosa era la visión empresarial de Yahoo.

Y vaya que, hace un par de décadas, estaba encaminada a cumplirla.

¡Pero algo pasó!

La realidad es muy distinta: pérdidas anuales de 20%, que invitan a pensar en una posible quiebra. Y la peor señal de todas: un universo de usuarios que cada día está «googleando», en vez de «yahooeando».

La caída de un gigante

Era el año 2002 y Yahoo estaba radiante, imponente.

En apenas 7 años había construido un imperio, liderado por un popular buscador, Yahoo!, que incluso superaba al hoy «todopoderoso» Google.

La empresa en general cerró el año con ingresos netos de 953,10 millones de dólares, lo cual significó un aumento del 33% respecto de los 717,4 millones obtenidos en 2001.

Dentro de estos millonarios ingresos, los medios de comunicación digitales estaban mostrando una mejor proyección, así que Yahoo se centró en aprovecharlos al máximo.

Al fin y al cabo, hay que hacer lo que nos dicen los números, ¿O no?

Enfocado en su sitio web informativo, uno de los más leídos en el mundo en ese entonces, y en la publicidad que vendía dentro de este, dejó de invertir a gran escala en el crecimiento de su buscador.

Incluso, en ese mismo 2002 pudo haber comprado a un competidor menor, un tal Google, pero la directiva consideró que no era necesario.

Seguía pasando el tiempo y los números decían que los medios comunicativos digitales eran el gran negocio.

En 2006, todavía en la cima del mercado de Internet, Yahoo recibió una oferta para comprar Facebook, una red social pionera que ya se consolidaba.

Yahoo hizo una contraoferta, bajando el monto de compra casi a la mitad, y el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, respondió con un rotundo «no».

¡La empresa tampoco invirtió en redes sociales!

¡Los ingresos anuales mostraban que generar información para Internet era el gran negocio!

No obstante, al mismo tiempo, se cocinaba de a poco un nuevo escenario digital, que significó un baño de realidad para Yahoo.

Ya a partir de 2010, el site informático de Yahoo dejaba de ser amo y señor de Internet.

Los medios tradicionales -revistas, semanarios, periódicos, etc. – habían migrado a la web y la competencia era cada vez mayor.

Ahora había que picar la tarta de este mercado en muchos más pedazos, y las ganancias eran menores.

Al mismo tiempo, el crecimiento exponencial de la información dentro de Internet convirtió a los buscadores en el gran aliado de los usuarios, pero Yahoo! ya no era la primera opción.

Yahoo, como empresa, se centró en valorar de forma cuantitativa sus métricas financieras, y subestimó patrones, intenciones y tendencias que empezaban a crecer en el universo digital.

¿Has vivido una situación similar? ¿Los números de tu empresa te han hecho pensar una cosa y resulta que el mundo, de a poco, va hacia otro lado?

En Impulso, nuestro deseo es formar empresarios y empresarias con visión estratégica y corporativa, que entiendan su entorno y tomen decisiones coherentes y relevantes para los tiempos de hoy.

MASTER CLASS ONLINE GRATUITA

DESCUBRE LOS 3 FUNDAMENTOS DE
UN EMPRESARIO DE ÉXITO

NO TE DETENGAS ahora

MÁS CONTENIDO DE IMPULSO

¿Solución real o solución pasajera?

Son tus decisiones, no tus condiciones, la que determinan tu destino Tony Robbins  Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk hoy son millonarios, jóvenes y exitosos. Y, más allá, son

¿Imposible? El legado inspirador de Reeve

“La palabra ‘imposible’ no debería formar parte del vocabulario de la comunidad científica”. Christopher Reeve Tarde primaveral en Culpeper. En la pequeña localidad de Virginia,

Acceso a master class online

Introduce tus datos para ver la master class ahora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad